Buscar
  • Macco

Robots y camareros, la unión hace la fuerza

Por todos es sabido que la exigencia física y mental de trabajar en un restaurante, un bar o , en definitiva, un establecimiento hostelero abierto al público, tiene consecuencias para la salud de los trabajadores y que, finalmente, estas afectan a su vida personal.


Es sencillo ver casos a diario de esto que se plantea. Por ejemplo, seguro que en el bar en el que os gusta desayunar es el mismo camarero quien os prepara el café, la tostada y el zumo de naranja y no solo a vosotros, sino a 30 personas más durante toda la mañana. Luego llega el turno de los almuerzos y sigue siendo el mismo camarero quién además de tomarte las comandas, es quien prepara las bebidas y luego las tiene que llevar a la mesa del comensal. Pues esta es la realidad de muchos profesionales del sector; jornadas maratonianas en las que un camarero multitarea acaba exhausto y con un desgaste digno de varios días de descanso.



Según una encuesta del INHST realizada entre los propios trabajadores del sector de hostelería, el 57% de los encuestados han sufrido alguna vez cortes y pinchazos, seguido de las quemaduras (39,9). Asimismo, el 58 por ciento de los trabajadores de hostelería están preocupados por la posible pérdida de su trabajo, lo que contribuye a aumentar su estrés.


Además de esto hay que añadir otras condiciones laborales que sufren estos profesionales: temporalidad, salario bajo, horas extras que duplican la jornada laboral oficial, salarios por debajo del resto de profesiones e incluso de su propio convenio, etc.


Llegados a este punto hay que plantearse ¿cómo se les puede ayudar?


La idea básica es dejar esas tareas tediosas y repetitivas a las máquinas y que estos profesionales se dediquen a otro tipo de tareas que quizás antes no podían hacer por falta de recursos, como mejorar la atención a los clientes; conocer mejor los gustos y preferencias de los comensales; o analizar cuales son los puntos débiles y fuertes del servicio y así mejorarlo. En definitiva, tareas que realmente crean VALOR para el negocio y las personas.


Dibo, el robot camarero inteligente capaz de llevar la bebida y la comida de un punto a otro de forma autónoma, desde la cocina a la mesa del comensal


Volviendo al caso anterior. El camarero que tiene que preparar todo el desayuno y a la misma vez atender a los clientes, podría optimizar su tiempo, por ejemplo, si el establecimiento colocara un robot que prepare las bebidas. De este modo únicamente se tendría que centrar en hacer solo la parte de comida y puede atender a dos o tres personas, de una forma más profunda, en el tiempo que antes tardaba en atender sólo a una y preparar toda la comanda.


Se trata al fin al cabo de tener un servicio óptimo y de calidad, en el que la experiencia al cliente es el centro de todo. Pero lo más importante en este caso es que este camarero ha sido liberado de tareas que suponían un esfuerzo físico y mental, algo que se verá reflejado en su vida fuera del ámbito laboral.



Kime sirviendo unas cervezas


Además hay que destacar que esta tecnología no ha sustituido al trabajador, sino que es un medio para facilitarle su trabajo. La tecnología no es el enemigo, es la aliada que ayudará a los profesionales del sector a evolucionar.


Por eso, la unión entre camareros y robots hacen la fuerza.


50 vistas

Suscríbete a nuestra newsletter y estarás al día de nuestras novedades: noticias, eventos, lanzamiento de productos, artículos y promociones

¿A qué esperas para unirte?

Empresa

 

Inicio

Sobre nosotros

Blog

Contacto

Empleo

Ofrecer servicios

Invertir

FAQ

Social

  • LinkedIn - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
unnamed.png

Copyright © Macco Tecnología para el ocio S.L. Todos los derechos reservados